La de Radio Quito es en buena parte, la historia moderna de la capital ecuatoriana. Una historia que se remonta 57 años al 18 de agosto de 1940 -domingo, por más señas- cuando se oyó por primera vez en la ciudad la programación de la que en un principio se conoció como "Radio El Comercio".

El nombre, sin embargo, fue cambiado por iniciativa de los hermanos Carlos y Jorge Mantilla Ortega. "Las emisiones de prueba se realizaron desde abril de ese año y los transeúntes podían escucharlas a través de un parlante instalado en la Plaza del Teatro", según cuenta Alvaro San Félix en su libro "Radiodifusión en la Mitad del Mundo".

"Otro acto que precedió a la inauguración fue la transmisión de la pelea de box emitida desde Nueva York por la Columbia Broadcasting System (CBS) entre el legendario Joe Louís y el chileno Arturo Godoy, el 20 de julio. El hecho fue comentado por centenares de asombrados ciudadanos que junto a los escasos receptores escuchaban la voz del conocidísimo Buck Canel de la Cabalgata Deportiva Gillete, relata San Félix.

La emisión especial para poner oficialmente en marcha la emisora duró de las 20 a las 22h30, además de la transmisión de un partido de fútbol entre equipos de Quito y Guayaquil a las 11 de la mañana. Este día contó también con la participación de connotados artistas de la época:

"Cantaron Carlota Jaramillo 'máxima intérprete de la canción nacional'; la pianista Solé Bebat tocó Bosrndorfer 'Triana" de Albéniz; el tango de concierto 'Argentina'; también participó Pepita López, y Héctor Haro interpretó canciones argentinas; el Trío Clásico ejecutó un concierto de Haydn y el barítono Hans Jacob cantó 'Los granaderos' de R Schumann; Magdalena Jáen Morente cantó la danza gitana 'María Magdalena', e Isidoro Calvete (Isidrocillo) interpretó en guitarra música española".

Infornución pemanente

Para entonces, la radio comenzaba sus labores en la madrugada con un primer boletín noticioso, y con un propósito: "dar a Quito una información permanente, amplia y detallada de lo que se vivía en ese entonces: la guerra mundial. También con motivo del conflicto ecuatoriano peruano se colocaba todas las tardes un altoparlante en la ventana central del edificio en la interesección de la Benalcázar y Chile para difundir todo lo que llegaba del cable". (*)

Sobra decir que la idea constituyó un verdadero éxito, pues era la única enisora que disponía de servicio de cable internacional y de telegrafistas para las noticias nacionales.

El líderazgo informativo quedó demostrado por primera vez cuando el general Raúl González protagonizó una asonada militar contra el general Guíllermo Rodríguez Lara. En la madrugada del 1 de septiembre de 1975 se inició una balacera en pleno centro de la ciudad, al intentar el primero de los milítares tomarse el Palacio Nacional. El ataque se prolongó toda la mañana, tiempo en el que Radio Quito informó a sus oyentes sobre este hecho, captando hasta las voces de mando y los disparos que se producían.

Cuatro meses después, el 11 de enero de 1976, otro hecho histórico se convirtió también en primicia para Radio Quito, cuando Rodríguez Lara fue reemplazado por el vicealmirante Poveda y los generales Durán Arcentales y Leoro Franco.

Cuando llegaron los mucianos

Antes, sin embargo, la noche del 12 de febrero de 1949, la radio teatralización de "La Guerra de los Mundos" del escritor H. G. Wells, realizada con el más crudo realismo, provocó confusion y pánico en la ciudad.

La "noticia" de la llegada de los marcianos a Quito se produjo con tal patetismo que la gente comenzó a movilizarse de un lado a otro de la ciudad, en medio de versiones aterradoras.

Cuando la emisora aclaró que se trataba simplemente de una dramatización que, entre otras cosas, había producido efectos parecidos en Nueva York en 1939 - ya era demasiado tarde. Cientos de iracundos ciuadadanos se trasladaron hasta el edificio de El Comercio, en las calles Benalcázar y Chile, en cuyo tercer piso funcionaba la radio. Tras golpear los ventanales con piedras y palos, los furiosos individuos lograron penetrar al inmueble y prendieron fuego al sótano, donde se encontraba la rotativa. El incendio tomó cuerpo y alcanzó proporciones gigantescas, dejando posteriormente cinco víctimas fatales. Radio Quito quedó herida durante un buen tiempo en lo referente a su producción.

De nuevo, al frente

No obstante, hoy en día, 57 años después de su fundación, Radio Quito continúa al frente de la información, a pesar de los vaticinios que auguraban hace algún tiempo que la televisión reemplazaría inexorablemente a las radíodifusoras, sostiene su gerente Xavier Almeida.

"Por el contrario, las innovaciones tecnológicas también nos han ayudado y por nuestra parte, hemos incrementado todos nuestros servicios, aumentando al mismo tiempo el número de oyentes ", observa.

La realidad es que de los antiguos tocadiscos con agujas de acero y de los discos pesados de carbón, se ha pasado a las llamadas cápsulas de reluctancia y a las computadoras para la programación.

No por ello, sin embargo, ha dejado a un lado la música nacional -en la que es primera- y su discoteca es una de las más completas de América en lo que concierne a los más variados ritmos e intérpretes.

Al mismo tiempo, Radio Quito ha roto la tradición de transmitir "culebrones " y otros programas "pesados " para dedicarse a una excelente transmisión de noticias, deportes y otros espacios de interés en los que, incluso, interviene el público.

Como si lo anterior fuera poco, la emisora lidera la cadena Ecuadoradio, de la que forman parte otras 18 radiodifusoras de todo el país y también pertenece a la Sociedad Latinoamericana de Radiodifusión, SOLAR, considerado el sistema radial más completo de América Latina.

No es raro, por ello, escuchar a diario, en vivo y en directo, las voces de los locutores y periodistas de importantes estaciones de Santa Fé de Bogotá, Caracas, México, La Paz, Buenos Aires y otras capitales. Es decir, la noticia se da a conocer de inmediato, desde el lugar donde se produce.

Nuestro objetivo es presentar una programación real, objetiva, sin maquillajes", explica Almeida.

Todo un Ejemplo

El equipo periodístico con que cuenta "es de primera y nos enorgullecemos de ello", dice el gerente, quien añade: "estamos seguros que absolutamente todo el personal -tanto del lado informativo como de la administración y técnicos- trabaja con amor a su oficio y un dinamismo pocas veces visto en otros medios".

Las canciones románticas, de otro lado, han sido como una marca de fábrica de Radio Quito. Noche a noche lentas melodías se interponen entre las almas solitarias o los enamorados que la sintonizan. Es que las letras tristes y los ritmos obsesivos parecen formar parte del carácter ecuatoriano, lo que se comprueba diariamente con llamadas y cartas de los oyentes.

Los deportes, en tanto, tienen un espacio bastante amplio y la transmisión de fútbol, por ejemplo, acapara una gigantesca sintonia.

En resumen, como expresa Almeida, sin dejar a un lado la tradición, Radio Quito sigue al frente. Capaz de mucho más que una simple presentación, dando una gran imagen internacional al país y aplicando toda su energía y su slogan -la voz de la capital- en lo que bien puede calificarse como un verdadero ejemplo de lo que debe ser la radiodifusión al servicio de la comunidad.

(*)El Comercio, 18 de agosto de 1965